Si alguna vez pintaste la madera que está al aire libre, sabrás que se deteriora naturalmente a causa del sol, el viento y la lluvia. No podés controlar el clima, pero podés controlar en qué medida la carpintería soporta las inclemencias del tiempo. La clave es elegir una pintura impermeable de secado rápido diseñada para usar sobre madera, que no se agriete, resquebraje ni permita la formación de ampollas.

También es importante una buena planificación y preparación. Antes de pintar, asegurate de lijar las áreas ásperas, retirar la pintura vieja o resquebrajada, rellenar las grietas con una masilla para madera de buena calidad y, luego usá fondo para madera (asegurate que el fondo esté completamente seco antes de aplicar la primera mano). Conservá el color y el acabado de los marcos de las ventanas de madera teñida con un tinte para madera o iluminá la pintura descolorida para crear un estilo fresco en blanco puro.

Colores disponibles