Una buena cocina debe invitar a la sociabilización, el entretenimiento y, por supuesto, el buen comer, por eso es importante crear un espacio donde los amigos y la familia se sientan a gusto.

Los colores audaces y brillantes son tanto una forma fantástica de vestir la cocina para que sea un lugar donde divertirse, como también una manera inteligente de agregar definición a un espacio de planta abierta.

Para lograr un máximo impacto, combiná bloques de colores contrastantes, como rosa chicle, mandarina tropical o amarillo brillante con un esquema neutro.

Cuando se utilizan en áreas focales clave, tales como paredes divisorias o zócalos del bajo mesada, estos toques de color audaz no solo agregan definición; impregnan toda la habitación con una energía optimista, ideal para comidas entretenidas y alegres.

Colores disponibles