¿Alguna vez te preguntaste por qué a menudo te sentís más cómodo en presencia del rojo? La teoría básica del color dice que el rojo, un color cálido, tiende a avanzar, es decir, parece moverse hacia adelante y hacer que las paredes parezcan más cercanas. Al igual que otros tonos con pigmentos vibrantes, el rojo también absorbe la luz. Esto engaña a la mente para que crea que el ambiente es más pequeño y cálido de lo que en realidad es, y a menudo ayuda a aumentar la percepción de las personas respecto de la temperatura del ambiente. De hecho, en algunos experimentos, las personas estimaron la temperatura en un ambiente pintado de rojo como seis grados centígrados más alta que en un ambiente azul.

Entonces, si querés reducir las facturas de electricidad, ¿por qué no probás pintando los ambientes con orientación sur y otros espacios fríos de la casa de rojo cálido? Quizás esto convenza a toda tu familia de no subir la calefacción.

Colores disponibles