No es necesario pintar todo el exterior de tu casa para marcar tendencia. De hecho, pocos detalles tienen tanto potencial para lograr un impacto instantáneo como la puerta de entrada. El mejor color para la puerta de entrada depende mucho del estilo de tu casa; por eso, antes de comenzar a soñar con una entrada nueva y reluciente, tené en cuenta el estilo de la puerta y las molduras que la enmarcan.

Si tenés una casa con una puerta antigua maciza, los colores clásicos como el azul marino, rojo vibrante, marrones y blancos te ayudarán a crear un estilo de época realista. Para las casas de estilo campestre tradicionales generalmente son ideales los tonos inspirados en la naturaleza, como los verdes apagados cálidos, grises azulados y rojos morados, mientras que las puertas de entrada modernas lucen fabulosas pintadas de rojo, azul Francia o negro azabache brillantes.

Colores disponibles