Si te gustaría renovar tu habitación pero no querés redecorar completamente ¿por qué no probás pintar tu techo de un color osado?

El color que elijas dependerá del tamaño y el espacio de la habitación. Si tenés techos bajos y querés elevar la altura del techo con un efecto visual, optá por tonos fríos, pálidos, tal como azules, verdes y neutros fríos.
Si tenés techos altos y querés crear un estilo más íntimo, elegí tonos del extremo cálido del espectro, tal como rojos, amarillos y neutros cálidos. Aquí, un tono morado vivo destaca los matices cálidos en la pared de tendencia de color gris pardo, lo cual ayuda a crear una atmósfera acogedora.

Para hacer que el techo se destaque, elegí muebles y accesorios modestos en colores calmos.

Incluso podrías agregar toques del color del techo en todo el espacio para generar un estilo cohesivo. Nos gusta cómo el sillón rosa oscuro de este living destaca los tonos vivos del techo, mientras que los muebles oscuros aportan belleza a la pared de color gris pardo. Mejorá la atmósfera íntima al agregar almohadones suaves y una alfombra acogedora debajo de los pies.

Colores disponibles