Si usás el comedor tanto para comidas familiares como para cenas importantes, querrás asegurarte de que el esquema de colores que elijas funcione perfecto en ambientes informales y formales. Una paleta neutra con acentos en un color brillante es una forma fácil de crear una atmósfera de comodidad y elegancia en igual medida. Optá por combinaciones clásicas, como carbón y blanco puro, gris pizarra y amarillo pálido o crema con marrón chocolate brillante.

Incorporá un toque de glamour a un espacio principalmente informal con una pared o panel llamativo pintado en un color fuerte, como bordó, oro reluciente o verde salvia. Si querés crear una atmósfera más relajada en tu comedor formal, podés probar utilizando blanco puro en el techo y los muebles o, para una renovación instantánea, pintá la mesa del comedor o los estantes en un tono brillante y alegre, como verde azulado o rosa fucsia.

Colores disponibles