La tendencia de las franjas que está invadiendo al mundo del diseño no tiene que ver con paredes llamativas ni colores vibrantes. Por el contrario, se trata de utilizar tonos armoniosos para crear una suave acumulación gradual de color que ayudará a lograr que cualquier espacio parezca instantáneamente más grande y luminoso. La clave es elegir colores contiguos en el círculo cromático, como los tonos naranjas rosáceos y morados jugosos o rosas oscuros, huesos semi-mate y cafés con leche cálidos.

Para lograr un aspecto suave y delicado, aplicá el color en franjas del mismo tamaño. Si pensás en marcar tendencia, intentá pintar franjas de diferentes anchos o colocar franjas pequeñas de color sobre las franjas más grandes. También podés usar las franjas para lograr un efecto visual: con franjas verticales el techo parecerá más alto, mientras que las franjas horizontales permitirán que el ambiente luzca más ancho. No te olvides de dejar secar muy bien la pintura entre cada raya de color para lograr bordes prolijos y definidos.

Colores disponibles