Valiente, vibrante y revitalizante, el coral es un color audaz que aporta energía positiva a cualquier ambiente. Entre los tonos naranja-rojizos y los fascinantes rosas oscuros, se encuentra el coral, tu arma secreta para crear un hogar que irradie calidez y energía.

El coral puede ser alegre e intenso a la vez. Para apaciguar este tono brillante, se puede combinar con tonos blanquecinos como marfil, camel, beige, o crema, o neutros más oscuros, como chocolate o gris pizarra. Para un aspecto más suntuoso, nada mejor que combinar coral con un dorado intenso, o también combinar dos tonos diferentes de coral - uno con naranjas y otro con rojos - para crear un dramático y arriesgado efecto en bloques.

Colores disponibles