La tendencia de usar bloques de colores saltó de las páginas de las revistas de moda a las paredes de nuestros hogares, con resultados espectaculares. No existen reglas absolutas cuando se trata de elegir colores, pero si querés lograr máximo impacto, la clave es usar tonos contrastantes. Probá con amarillo mostaza y violeta grisáceo profundo, o verde esmeralda y blanco puro. Para una sensación de profundidad más sutil, elegí dos colores complementarios, como el gris acero y el azul oscuro.

Un consejo interesante es elegir colores que ya estén presentes en el espacio para lograr un esquema de colores cohesivo. ¿Estás pintando una casa o un espacio de época con características definidas? Elegí un color para las paredes, otro tono para los nichos y un matiz intensamente brillante para la campana de la chimenea. Completá el estilo con accesorios en colores igual de vivos.

Colores disponibles