En un ambiente abierto e integrado, o exclusivamente dedicado al comedor, es importante crear una atmósfera que se adapte tanto a las comidas de todos los días como a las cenas más formales con amigos.

Con tonalidades suaves de verde, como verde nilo, espuma de mar, pistacho y verdigris, podés crear un ambiente clásico, agradable y relajado, sin perder la elegancia. Estos colores suaves poseen un atributo atemporal que hará sentir muy a gusto a los invitados y es un fondo neutro ideal para que puedas imprimir tu estilo a la decoración.

Para crear un ambiente armónico, podés pintar las alacenas y los estantes en un tono verde similar o igual al de las paredes, o podés crear una atmósfera nostálgica con el uso de accesorios vintage, como la vajilla esmaltada, la cristalería de colores o muebles blancos con acabados envejecidos. Decorá la mesa con un racimo de flores frescas o creá una atmósfera elegante con telas y vajilla con estampados de flores.

Colores disponibles