Contraste de color

Alegrá una habitación con un naranja llamativo, inspirado en las hermosas pinturas de Claude Monet.

Considerada como la obra prima impresionista, el dramático cuadro de Claude Monet Impresión, Sol Naciente es famosa por su sol rojo-naranja brillante en medio de un cielo azul profundo. Monet una vez dijo: "El color debe su brillo a la fuerza del contraste y no a sus cualidades inherentes", y este es exactamente el motivo por el cual el pintor eligió utilizar naranja y azul en el mismo lienzo. Estos dos tonos crean un contraste vibrante, ya que se encuentran en lados opuestos de la rueda de color.

Dale sabor a tu vida

Si te gusta el uso osado que Monet hace del naranja, ¿por qué no agregar una pizca de este tono vibrante a tu propio esquema de color? Tal como Monet usó el contraste para generar impacto, podés probar yuxtaponer verdes y azules con tonos anaranjados cítricos, como naranja furioso, coral o mandarina. El naranja queda fantástico combinado con colores contrastantes, como azules y verdes, pero también puede adoptar una apariencia dinámica cuando se usa en bloques con colores iguales de brillantes, como pomelo rosado o cereza intenso.

Creá una atmósfera de calidez

Si te gustaría usar el naranja para crear una apariencia más delicada, reemplazá los tonos de naranja brillantes por matices apagados, como color calabaza o caoba. Estos tonos darán energía al espacio pero también generarán una sensación de calidez y sofisticación. O, si te encanta el naranja pero no querés que predomine en el ambiente, probá agregar acentos de naranja con tejidos decorativos y accesorios.

Colores disponibles