¿Qué significa desconectarse para vos? Para algunos, podría ser el deseo de desconectarse y aislarse por completo del mundo exterior. Para otros, podría responder más a una necesidad de crear un espacio para nuevos pensamientos y permitirse explorar su creatividad ociosa. Pero el objetivo común es claro: crear un lugar que nos invite a encontrar tranquilidad y soledad en un mundo frenético.

Podés encontrar esta tranquilidad en los colores apacibles y delicados. Considerá el violeta grisáceo, los blancos con matices azules, los lilas rosáceos y el color porcelana. Delicados y etéreos, estos tonos se pueden utilizar como bloques monocolor para crear una atmósfera fresca y efímera, o combinarlos con superficies mate o brillantes para lograr un contraste sofisticado. Tampoco tengas miedo de experimentar con los colores oscuros. También podés crear una atmósfera apacible usando matices saturados, como el borgoña, el índigo oscuro y los negros con matices azules.

Colores disponibles