"Me gustaría actualizar mis paredes, pero no sé qué tipo de colores elegir. Me gusta el esquema de contrastes de mi vecino, pero me preocupa que sea demasiado atrevido para mí. ¿Pueden ayudarme a encontrar mi estilo personal?"

Según una investigación de AkzoNobel, el 40% de la gente dice que se siente atraída de forma natural hacia los esquemas de colores neutros, mientras que el 36% dice que prefiere un aspecto contemporáneo a la hora de redecorar su hogar.

Comprender cuál es la combinación de colores que te gusta y por qué te gusta te puede ayudar a aumentar tu confianza a la hora de decorar para que puedas encontrar el esquema de colores que más te guste.

Así que, ¿qué esperás? Seguí leyendo para descubrir tu estilo decorativo perfecto:

Si de naturaleza te atraen los interiores elegantes y sencillos, puede que un esquema de color único sea lo que más te conviene. Los esquemas de color único son una opción de bajo riesgo, pero si solo utilizás un color, es importante elegirlo bien.

1. ¿No te gusta la ostentación? Probá con un esquema de color único

Si de naturaleza te atraen los interiores elegantes y sencillos, puede que un esquema de color único sea lo que más te conviene. Los esquemas de color único son una opción de bajo riesgo, pero si solo utilizás un color, es importante elegirlo bien.

Aquí la aplicación Visualizer de Alba te puede ayudar. Cuando te hayas descargado la aplicación en tu iPhone o smartphone, seguí las instrucciones para obtener una impresión digital al instante del aspecto que tendría la pared acabada, para que puedas probar todas las tonalidades que quieras.

¿Qué pinturas eliges?

R8.40.60 – 89BG 37/353
T5.49.35 – 47BB 14/349

Los colores de contraste son los que están directamente opuestos entre sí en la rueda de colores. Considerá el naranja y la teja, el amarillo y el azul o el verde y el magenta.

2. ¿Te gusta lo moderno y osado? Optá por un esquema de colores complementarios

Los colores de contraste son los que están directamente opuestos entre sí en la rueda de colores. Considerá el naranja y la teja, el amarillo y el azul o el verde y el magenta.

La proporción es la clave, así que cuando elijas tu tono, te recomendamos elegir un color dominante y después compensarlo pintando una zona más pequeña con la tonalidad de contraste que hayas elegido. Por ejemplo, podés combinar paredes de un naranja cobrizo con molduras de madera en teja o un dormitorio azul marino con una pared destacada amarilla.

¿Qué pinturas eliges?

B6.47.41 – 10YR 17/465
RN.01.38 – 30BB 16/031

Combiná tonalidades y colores que están próximos entre sí en la rueda de colores, y se pueden combinar con facilidad con tonalidades neutras para tener un aspecto sofisticado y minimalista.

3. ¿Te gusta lo suave y romántico? Optá por un esquema de colores armónico

Si por naturaleza te atraen los tonos suaves, como rosas claros, azules claros y verdes blanquecinos, probá incorporar un esquema de colores armónico en tu hogar. Aquí se combinan tonalidades y colores que están próximos entre sí en la rueda de colores, y se pueden combinar con facilidad con tonalidades neutras para tener un aspecto sofisticado y minimalista. Pensá en una paleta de azules fríos, verdes pastel y grises o en un damasco cálido a juego con un rosa atardecer.

¿Qué pinturas eliges?

E0.27.60 – 80YR 44/311
Y7.06.44 – 30RR 19/068

Hacé inventario de lo que tenés, elegí los elementos que más te gusten y usalos como base para un nuevo esquema decorativo.

4. ¿Te gusta lo brillante y colorido? Optá por un esquema de contrastes

Si te gustan los colores del lado más brillante del espectro, podés atreverte y optar por una combinación de colores más excéntrica. Los esquemas de contraste no son para los más tímidos, pero si se usan en el equilibrio correcto, sin duda dotarán de energía a tu hogar.

Para crear el máximo impacto, combiná un esquema de colores neutros con destellos de color de alto voltaje, como un rosa llamativo y un amarillo limón, o turquesa y magenta brillante.

¿Qué pinturas eliges?

S3.56.42 – 99BG 22/432
T4.43.26 – 30BB 08/263

Si te preocupa que tu casa no tenga características arquitectónicas interesantes, podés simularlas solo con pintura.

5. ¿Te gusta la monocromía? Probá un esquema gráfico con un toque de color

Si el blanco y negro clásico te transmite una sensación de elegancia, pensá en incorporar un esquema gráfico a tu hogar. No te compliques y atenete a una paleta de colores azabache, gris carbón y blanco fresco o añadí uno de los tonos principales a la combinación para obtener un aspecto llamativo de alto contraste. Esta combinación es perfecta para patrones geométricos, como franjas, círculos, ajedrezados y zigzags.

¿Qué pinturas eliges?

SN.01.18 – 50BG 08/021
SN.01.85 – 59BB 81/022
SN.02.58 – 50BG 38/011

Mejor consejo

El mejor lugar para buscar inspiración decorativa es tu propio hogar. Pensá en las cosas que más te gustan, quizá esa hermosa lata que te trajiste de uno de tus viajes, una postal extravagante o un jarrón llamativo. Usá esos objetos personales como punto de partida para elegir el esquema de colores que refleje tu estilo personal.