Transportate a la época victoriana, como un viajero moderno que disfruta de un crucero exótico por el río Nilo en Egipto. Aunque actualmente nos resulte difícil de creer, en ese entonces, las aguas relucientes del Nilo eran de un color verde-azulado pálido, que los lugareños llamaban ‘eu de Nil’, traducido literalmente como "agua del Nilo". Este color tenue y delicado se volvió muy popular a fines del siglo 19, en especial en la glamorosa época del Art Deco.

La imagen que evoca el verde nilo es de tardes tranquilas, navegando por aguas exóticas en tierras muy lejanas. Recreá esta atmósfera de ensueño en tu casa combinando el verde nilo con blancos cremosos, como marfil y percal o con azules blanquecinos. Un color tan tenue que puede ser usado para pintar una habitación entera; es perfecto para ambientar dormitorios, livings y cuartos de bebé. Si preferís un estilo más intenso, añadí acentos en azules y verdes oscuros o combiná con cobrizo, mostaza o aún mejor, rosa oscuro, para una atmósfera más clásica.

Colores disponibles