Si tu escritorio tiene doble función, como cuarto de huéspedes o área de guardado, tendrás que definir dónde comienza y dónde termina el espacio de trabajo o, de lo contrario, quizás te duermas cuando deberías estar trabajando. ¿Tu escritorio está sobre la pared? Pintar esa pared de un solo tono que estimule tu creatividad te ayudará a separar el espacio del escritorio del resto del ambiente. Incluso tu mente puede comenzar a asociar el trabajo con ese color en particular.

Si compartís tu espacio con un sofá cama, algunos toques personales como una pintura sorprendente, un jarrón con flores frescas o un portarretrato asegurarán que el ambiente siempre esté listo para recibir huéspedes (aun aquellos que llegan sin avisar). Los escritorios terminan, inevitablemente, llenos de artículos diversos, por eso, asegurate de tener muchos lugares para guardar cosas. Los estantes flotantes son una forma excelente de exhibir tus objetos favoritos y una manera fácil de darle a tu escritorio una inyección instantánea de personalidad

Colores disponibles