Las primeras impresiones cuentan, y nada representa mejor una bienvenida real como el púrpura. Opulento y suntuoso, pero a la vez acogedor e íntimo, el púrpura es un color maravilloso si querés hacer una renovación instantánea en la entrada.

Los púrpuras tierra vibrantes, como el malva y violeta, lucen asombrosos combinados con molduras en blanco puro. También podés pintar la mitad inferior de la pared en un tono más oscuro y la mitad superior medio tono más claro para una variación más sutil. Para un estilo pintoresco europeo, probá combinar púrpura y dorado o mezclarlo con laca negra lustrosa para crear una atmósfera elegante y sofisticada.

Colores disponibles