No todos los blancos son iguales. Técnicamente, el blanco puro se puede describir como la ausencia de color (en pintura) o todos los colores combinados (en la luz), pero cuando se trata de decoración, agregar solo un toque de otro color puede convertir el blanco en un tono increíblemente interesante de inmediato.

Explorá la familia del color hueso y descubrirás una enorme variedad de tonos que ofrecen una sensación más cálida o más apacible que el blanco brillante. Ya sea que elijas tonos crema, como vainilla y encaje antiguo, o matices arenosos, como beige o hueso, los tonos hueso se pueden utilizar para crear un efecto matizado, relajante y agradable.

Colores disponibles