Territorio neutro

Un esquema de color neutro es un punto de partida genial para cualquier dormitorio, especialmente si es uno que se tiene que adaptar a los estilos femenino y masculino. Elegí neutros fríos como piedra y gris adoquín para crear una sensación pura y fresca o usá neutros cálidos como crema o caracol cálido para generar una atmósfera acogedora.

Afecto mutuo

Elevá el factor de elegancia con una pared en un color que les guste a ambos o experimentá con patrones gráficos, como este efecto de pintura geométrica sobre la cama. Completá el estilo al repetir tu color de acento o el patrón en toda la habitación.

Hasta podrías delimitar los espacios individuales con toques especiales, por ejemplo, con mesitas de luz individuales que exhiban sus diferentes personalidades.

Colores disponibles