Una pared a rayas puede crear un efecto visual increíble en cualquier ambiente - y no es necesario ser un experto con el pincel para poder lograr este efecto en casa. Se trata de expresar tu personalidad a través de la pintura. ¿Qué esperás para dejar volar tu imaginación?

Para un mejor acabado, se deben pintar líneas ligeramente irregulares. Podés pintar usando como guía una línea apenas visible trazada con lápiz- o directamente a mano alzada. Los números impares están de moda, por lo tanto te sugerimos tres, cinco, ó siete rayas. La altura de las rayas dependerá en cierto modo de las dimensiones de la habitación, pero si pintás rayas horizontales, tratá de hacerlo a la altura de los ojos para ayudar a crear un punto focal.

Con respecto a los colores, siempre es mejor optar por tonos complementarios, dentro del mismo espectro de colores. Si querés crear un ambiente íntimo y acogedor, dejáte llevar por los tonos cálidos, como púrpura oscuro, azul intenso o rojo brillante. Para un estilo más delicado, optá por tonos más pálidos, como amarillo claro, crema y gris perla.

Colores disponibles