La cocina campestre con estilo inglés no solo le aporta un encanto clásico a cualquier casa, sino que es un estilo atemporal que crecerá con vos y tu familia. La clave para crear este estilo de líneas suaves está en la combinación justa entre colores cálidos y fríos. Los neutros fríos, como gris perla y blanco puro son excelentes para las paredes, ya que actúan como colores camaleónicos que ayudan a realzar otras características y otros tonos del ambiente.

La incorporación de colores cálidos, en dosis iguales, contribuirá a evitar un ambiente severo o frío. Una mesa con suaves tonos pasteles, como celeste o malva, suavizará el espacio y brindará calidez al esquema de colores fríos, logrando un ambiente acogedor. Añadí una pizca de encanto rústico con muebles finos de madera; no podés fallar, en particular, si los combinás con paredes blancas puras, grifería de bronce y accesorios clásicos.

Colores disponibles