Tu dormitorio es el único lugar de la casa exclusivo para vos - el espacio donde te podés relajar y disfrutar de la paz y la tranquilidad. Transformalo en un refugio de serenidad con una paleta en tonos blancos y neutros. Mantené las superficies despojadas y usá los colores con moderación para conservar un espacio relajado y sereno.

Para un leve contraste, realzá con blanco brillante los zócalos y los detalles arquitectónicos. Los diseños, como las rayas finas en tonos neutros más oscuros sobre una pared blanquecina, atraerán todas las miradas y darán definición al espacio. Añadí calidez con superficies y accesorios con texturas, como los pisos de madera pintados de blanco y delicadas cortinas.

Colores disponibles