Dale un giro a la paleta de colores clásica y probá mezclar borgoña oscuro e intenso, con un refrescante verde menta. Una conjugación celestial, un contraste armónico de colores que crea un estilo clásico y moderno a la vez y que se adapta de maravillas a casi todos los ambientes interiores, en especial, cocinas y comedores.

Con este esquema de colores contrastantes, lo mejor es crear un foco de atención en torno a los dos colores principales y mantener una decoración discreta y minimalista en el resto de la habitación. Podés disminuir la intensidad de los colores brillantes con alacenas y mesadas en tonos neutros puros, como blanco, marfil o gris pizarra. Los muebles de madera de arce dorado con toques de verde exuberante crean un esquema de colores fresco y clásico.

Colores disponibles