La combinación de neutros cálidos aporta calidez a un ambiente espacioso sin paredes interiores. Optá por un tono cremoso de blanquecino, como lino o percal para las paredes y usá marrones más claros, como café o caramelo, como colores distintivos. Podés usarlos para crear un pared que atraiga todas las miradas o simplemente como colores de acento en accesorios y muebles.

Así como se combinan diferentes capas de colores, también se pueden probar diferentes texturas y acabados – como paredes opacas, pisos brillantes y objetos de cuero de lujo – para lograr un ambiente de comfort. El contraste entre las paredes tenues y los muebles en tonos más intensos y oscuros es una excelente manera de definir un ambiente sin paredes interiores. Afianzá este estilo con accesorios texturados, como una alfombra suave de hilo sisal o una manta de cashmere.

Colores disponibles