El blanco existe en innumerables tonos brillantes, desde marfil y vainilla hasta encaje antiguo y nieve y, por supuesto, el blanco puro. Lienzo perfecto para cualquier espacio, el blanco es increíblemente versátil y, sin esfuerzo alguno, logra que los ambientes parezcan más limpios, amplios, aireados y apacibles, mientras ofrece el fondo perfecto para tus muebles favoritos. ¡Probablemente no sorprende a nadie que la pintura blanca sea, por mucho, el color más popular para decorar la casa!

La mejor forma de elegir el tono perfecto de blanco es hacerlo personalmente, en la pinturería <insertar nombre comercial aquí> más cercana. ¿Por qué? Las sutiles diferencias entre tonos de blanco pueden ser difíciles de apreciar en la pantalla de la computadora. Por eso, hemos mostrado una variedad de neutros en este sitio, pero cuando se trata del blanco, es mejor que visites la pinturería más cercana. Allí podrás llevarte a casa muestras en una variedad de tonos y asegurarte de que el color luzca en la pared tan fabuloso a la luz del día como a la noche, con poca iluminación. No tengas miedo de experimentar y, por supuesto, confiá en tus instintos.

Colores disponibles