Un ambiente en suite abierto ofrece una conexión permanente entre el baño y el dormitorio, dándote una maravillosa sensación de amplitud y libertad. Si ya tienes un ambiente en suite o estás pensando en crear uno, es importante pensar cómo vas a definir las dos áreas claves - el baño y el dormitorio.

Una buena manera de lograr que la luz se pueda propagar por todo el ambiente es utilizar paredes divisorias parciales, que además ayudan a crear "zonas" definidas. El color es clave para delimitar las diferentes áreas dentro de un ambiente abierto. La pared divisoria se puede pintar de un color llamativo, esto la convertirá en el punto focal de la habitación y también dará un claro sentido de identidad a cada zona, sin romper con la armonía del espacio. El esquema de colores y el estilo general deben complementarse, de modo que se puede optar por elementos que se puedan aplicar tanto al baño como al dormitorio, como los pisos de madera y los muebles integrados.

Colores disponibles