1. Revisá las paredes

Un círculo pintado destacará todas las imperfecciones que pueda haber, así que antes de comenzar, revisá que las paredes no tengan rajaduras, imperfecciones ni golpes. Si encontrás algo de esto, nivelá la superficie con enduido y dejalo secar.

2. Prepará la pared

Si hace mucho que pintaste la pared donde querés hacer el círculo, asegurate de que no tenga suciedad ni grasa, en especial si se trata de una cocina. Usá una solución limpiadora o un detergente suave para limpiar las superficies sucias.

3. Prepará tu equipo

Para el siguiente paso, vas a necesitar una cuerda, una cinta métrica, cinta de enmascarar o un alfiler, un lápiz y una tijera.

4. Medí el círculo

Decidí el tamaño del círculo que querés: pensá en cómo funcionará como fondo para el accesorio. Calculá el radio del círculo (la distancia desde el punto central hasta el borde). Cortá una cuerda de la longitud del radio y hacé un ojal en un extremo (asegurate de que tener cuerda adicional para el ojal sino el círculo va a quedar más pequeño de lo que esperabas). Después, fijá con cinta o con un alfiler el otro extremo de la cuerda al centro del círculo.

5. Dibujá el círculo

Ahora, la parte interesante. Colocá el lápiz en el ojal, extendé la cuerda hasta que quede tirante y manteniendo la mano lo más firme posible, dibujá un círculo suavemente alrededor del punto central. Si cometés un error, no te preocupes, podés borrarlo y volver a empezar.

6. Pintá el borde del círculo

Con el color que elegiste y un pincel pequeño, pintá un borde dentro del círculo, teniendo cuidado de no pasar la línea de lápiz. Si por accidente pintás la línea, limpiá con un paño mojado mientras la pintura está húmeda, cuanto antes, mejor.

7. Rellenalo

Rellená el resto del círculo. Seguí la forma del círculo con pinceladas circulares. Si el círculo es grande, podés usar un rodillo para esta parte.

8. Pintá una segunda mano

Leé el tiempo de secado en la lata de pintura y cuando la primera capa se haya secado, dale una segunda mano con la misma técnica. Si vas a usar un color oscuro, quizás quieras agregar una tercera mano. Después, da unos pasos hacia atrás y admirá tu trabajo.