Combiná tonos pasteles con formas geométricas

“Los colores pasteles en general se perciben como poéticos y románticos. Pero me gusta darles otra interpretación y combinarlos con formas geométricas y materiales fríos, como metales y sintéticos”.

-- Heleen van Gent, jefa del Centro de Estética Global

Agrupá tonos pasteles que tengan un matiz similar

“Me encanta agrupar pasteles que tengan tonos cercanos, ya que crean un hermoso efecto fluido cuando se superponen en capas uno sobre otro. Su suavidad me permite usarlos para incluso los patrones más extremos, sin que se pierda el sentido de la armonía”.

-- Willeke Jongejan, diseñadora de color global sénior

Usá pasteles para crear un fondo neutro

“Me di cuenta de que con los pasteles no es necesario que haya un centro de atención, son geniales en el fondo para convertir uno de tus espacios interiores u objetos en atractivos visuales. Me encanta combinar un tono pastel con un detalle fluorescente para crear un efecto deportivo”.

-- Marieke Wielinga, diseñadora de color global

Usá pasteles para transformar muebles gastados

“Los pasteles son hermosos en todas las estaciones: verde manzana suave para la primavera, manteca pálido para el verano, ostra para el otoño y celeste cielo para el invierno. Hago la transición de estación a estación al pintar muebles con pasteles, por ejemplo, un aparador o un lienzo”.

-- Marieke van der Bruggen, diseñadora de color global

Equilibrá pasteles con tonos apagados y neutros

“Tal como nuestras golosinas favoritas, los pasteles dulces lucen óptimos cuando se equilibran con colores más terrosos, como gris plata o azul marino oscuro. Me gusta darle sofisticación a las cosas con accesorios de figuras simples y un toque de cobre”.

-- Louise Tod, diseñadora de color global