Pedí recomendaciones a tus amigos y familiares

“Siempre les pregunto a mis amigos y familiares si pueden recomendarme a alguien. Después le pido al pintor que me dé una referencia de alguien a quien le haya hecho un trabajo antes, y verifico que hayan tomado cursos de capacitación recientemente y que tengan un buen conocimiento técnico de las pinturas que van a usar”.

-- Willeke Jongejan, diseñadora de color global sénior

Pedí al menos tres cotizaciones a pintores diferentes

“Pido al menos tres cotizaciones a pintores, y comparo las tarifas y su experiencia. Vale la pena tener en cuenta que el precio no es todo, las calificaciones también son importantes”.

-- Heleen van Gent, jefa del Centro de estética global

Pedí una cotización detallada

“Es realmente muy importante pedir una cotización detallada para que sepas exactamente qué incluye el servicio. Asegurate de saber quién va a proveer la pintura, cuántas manos se aplicarán y cuánto te cobrarán por día si el trabajo se extiende”.

-- Marieke Wielinga, diseñadora de color global

Redactá un contrato que firmen ambas partes

“Una vez que hayas decidido a quién contratar, asegurate de redactar un contrato, que debe incluir la fecha de finalización del trabajo, la tarifa y la forma de pago. Siempre me aseguro de que ambos firmemos el contrato”.

-- Marieke van der Bruggen, diseñadora de color global

Asegurate de saber quién exactamente hará el trabajo

“Una vez contratados, algunas veces los pintores pasan el trabajo a colegas, de manera que tenés que asegurarte de saber exactamente quién hará el trabajo y verificar si cuentan con seguro. Para mí, es muy importante que cumplan con los procedimientos de seguridad. No dudes en decir algo si te parece que no lo están cumpliendo”.

-- Louise Tod, diseñadora de color global