Este llamativo efecto de pintura en degradé es una excelente forma de vestir una pared innovadora. Para obtener los mejores resultados, te recomendamos usar colores que no sean de tonos demasiado diferentes. Aquí hemos combinado Sombra de Cedro con un color arcilla claro.

  1. Una vez que elegiste tu pared innovadora, alejá los muebles de la pared y quitá todas las obras de arte o espejos.

  2. Usá un metro y un lápiz o tiza y trazá una línea a lo largo de la pared a la altura donde quieras fusionar los colores. No te preocupes por crear una línea perfectamente recta, será simplemente una guía para ayudarte a recordar dónde comenzar a pintar y dónde detenerte.

  3. Con un pincel ancho o un rodillo, aplicá el primer color. La forma tradicional de hacerlo es pintar la mitad superior de la habitación de un color más claro que la mitad inferior. Esto hace que los techos parezcan más altos y cambiará completamente la apariencia de la habitación. Te recomendamos que pintes con el color más claro primero, de manera que si se chorrea, va a ser más fácil de cubrir cuando pintes la mitad inferior de la habitación.

  4. Comenzá a pintar desde la parte superior de la pared y continuá hacia abajo, detenete aproximadamente en el punto en que querés que se encuentren los colores.

  5. Momento de aplicar el segundo color. Esta vez, comenzá desde la parte inferior de la pared y avanzá hacia arriba.

  6. Cuando llegues al punto de la pared donde querés que los colores se fusionen, usá pinceladas diagonales cruzadas para mezclar el segundo color en el primero y viceversa.

  7. Sentite libre para experimentar: este estilo puede ser tan osado o sutil como quieras. Si quisieras crear un estilo más descontracturado, podés repetir el paso 4 algunas veces.

  8. Cuando ya se haya secado la pintura, volvé a colocar los muebles en su lugar. Tal vez quieras agregar uno o dos accesorios nuevos, tal como una obra de arte no costosa, para realzar tu nueva pared innovadora.