Paso 1: da un vistazo general

Primero, fijate si no te quedó pintura en las medias o en las suelas de los zapatos, esto te ayudará a evitar desparramarla por la casa.

Paso 2: limpiá las herramientas

Limpiá bien todas tus herramientas de pintura para poder usarlas la próxima vez. Esto incluye cualquier cosa que hayas usado en el proceso de decoración, como herramientas para cantos, espátulas y bandejas de pintura.

Usá agua tibia con jabón para retirar pintura al agua y un limpiador al solvente para pintura al solvente. Asegúrate de pasar un paño para secar las herramientas para que no se oxiden.

Paso 3: limpiá los pinceles

De la misma forma, es recomendable que limpiés tus pinceles y rodillos antes de que la pintura se seque. Si usaste pintura al agua, lavá los pinceles y rodillos bajo un chorro agua fría, después pasalos por agua tibia con un poco de detergente y nuevamente por agua fría.

Para la pintura a base de solvente, limpiá los pinceles con un limpiador a base de solvente y después lavalos en agua tibia con un poco de detergente.

Paso 4: guardá los pinceles

Envolvé los pinceles con un pedazo de tela absorbente, como un repasador, y asegurala con cinta de enmascarar. Esto garantizará que los pinceles vuelvan a su forma original mientras se secan. Guardalos en posición horizontal para que no se doblen.

Paso 5: limpiá la lata de pintura con un paño

Limpiá con un paño el borde externo e interno de la lata de pintura antes de presionar la tapa con firmeza para cerrarla. Así evitarás desparramar pintura que chorree y harás que sea más fácil abrir la lata en el futuro.

Paso 6: limpiá las salpicaduras de pintura

¿Salpicaste con pintura accesorios o vidrio? Es fácil de solucionar. Simplemente, esperá a que se seque la pintura y después pasá un paño mojado por la superficie o usá un cuchillo desafilado para rasparla.

Paso 7: sacudí las sábanas

Por último, doblá hacia el centro las esquinas de las telas que usaste para cubrir la superficie para no manchar con chorreaduras o salpicaduras las superficies circundantes. Llevalas afuera y sacudilas antes de guardarlas.