1. ¿Qué tipo de pincel necesito?

Si vas a usar una pintura al agua, lo mejor es elegir un pincel que tenga cerdas sintéticas. Las cerdas sintéticas no absorben agua, lo que significa que la pintura fluye mejor en el pincel y podés evitar dejar vetas muy marcadas. Los pinceles de nailon duran hasta cinco veces más que las de cerdas naturales y además son mucho más fáciles de limpiar.

Las pinturas con base solvente funcionan bien con pinceles naturales o sintéticos, pero si querés un acabado mate, te recomendamos usar un pincel natural. Las puntas abiertas de las cerdas naturales te van a ayudar a generar un acabado ordenado y sin imperfecciones.

2. ¿Qué tamaño de pincel necesito?

Como regla general, mientras más grande sea el área que estás pintando, más grande es el pincel que necesitás. Los pinceles mayores de 7 cm son ideales para pintar superficies amplias y lisas, como puertas y alacenas.

Los pinceles más pequeños pueden variar de tamaño entre 1,25 a 7 cm y deben usarse para pintar zócalos, marcos de ventana y molduras arquitectónicas. Si vas a pintar un espacio reducido, elegir un pincel con cerdas cónicas te va a ayudar a llegar a las esquinas y ranuras con facilidad. Si vas a usar un pincel para dividir, te recomendamos que uses uno angular con un lado más largo que el otro.