Para crear este estilo, vas a necesitar lo siguiente:

• molduras decorativas
• hojas de papel grandes
• tiza
• una cinta métrica
• una sierra para metales
• una guía para cortar ingletes
• un color de pintura para las molduras
• un adhesivo que sustituya a los clavos para fijar las molduras a la pared

1. Decidí qué tamaño y forma de paneles querés

Te recomendamos usar hojas grandes de papel para diseñar el tamaño y la forma de los paneles que querés crear. Usá cinta de enmascarar para adherirlos a la pared. De esta forma, podés moverlos y tener una idea clara de cómo se verán en el lugar.

Los paneles rectangulares son los más fáciles de colocar, pero si te sentís seguro, podrías crear los ángulos cortados que se ven en la imagen aquí.

2. Marcá los paneles con tiza y cinta

Con tiza y una cinta métrica, marcá dónde querés ubicar los paneles en la pared. Quizás te resulte útil usar un nivel y una plomada para asegurarte de que los bordes estén parejos y derechos.

Si colocás cinta de enmascarar sobre las líneas de tiza, vas a tener una idea clara de cómo se verán.

3. Medí los paneles para calcular la cantidad de molduras o listones que vas a necesitar.

Podés comprarlos en una variedad de formas y tamaños en tiendas de bricolage, madereras o ferreterías especializadas.

4. Cortá las molduras

Una vez que hayas comprado las molduras y estés listo para empezar, usá una pequeña sierra para metales y una guía para cortar ingletes para cortar las molduras en ángulos de 45 grados. Lijalas suavemente, para poder formar un ángulo prolijo donde ambas piezas se encuentren.

5. Pintá las molduras

El color que elijas para pintar las molduras influenciará la atmósfera que crees en el espacio. Para simular el estilo de una bella casa de la campiña francesa, el blanco puro es una gran opción.

Si quisieras crear un estilo más audaz, podrías probar pintar las molduras con un color más brillante y combinarlas sobre una pared de color neutro.

6. Fijá las molduras a la pared y dejalas secar.

Cuando la pintura esté seca, fijá las molduras a la pared con un producto adhesivo que sustituya a los clavos, el tipo de producto que viene en un pomo con un pico para aplicarlo con precisión.

La nueva moldura tardará al menos 24 horas en secarse correctamente.