Agregá una pizca de azul eléctrico a un espacio neutro

Aunque siempre pensemos en el azul como en un tono suave y sereno, agregar a una habitación apenas un toquecito de un azul eléctrico más audaz y más brillante puede estimular los sentidos y darte un impulso energético.

Agregar un toque de azul audaz a tu espacio existente es fácil: este tono queda bien con casi todos los colores, especialmente los neutros como blanco y gris. Podés probar agregar unas pizcas de azul rico en tejidos decorativos y accesorios, tal como una alfombra color cobalto, una lámpara de tendencia color aguamarina o un par de almohadones azules eléctricos.

Creá calidez con toques inesperados de rojo

Los tonos brillantes de rojo, como el escarlata, el carmesí y el morado aportarán una sensación de energía y emoción a tu espacio, mientras que los tonos de rojo oscuros y apagados, como el borgoña y el granate evocarán una sensación de lujo y calidez.

El rojo brillante puede ser difícil de adaptar a espacios grandes, por eso una forma inteligente de usar este tono sin agobiar la habitación es usarlo en espacios pequeños e inesperados, tal como el interior de un nicho o en estanterías o dentro de un gabinete.

Los rojos más oscuros son ideales para una pared de tendencia, en especial cuando se combinan con neutros fríos, como blanco (en todas sus tonalidades), grises rosados pálidos y marrones suaves y naturales.

Dale la bienvenida a los días soleados con un amarillo encantador

Si buscás un color estimulante, el amarillo es el tono perfecto. Los amarillos cítricos y brillantes como el limón y el verde chartreuse funcionan de maravilla para ayudar a interrumpir los neutros en una habitación, especialmente cuando se usan en espacios inesperados, como en el marco de las ventanas, de las puertas y en estanterías y bibliotecas empotradas.

Los amarillos más oscuros, como el mostaza y el dorado, son más suaves a la vista que el amarillo brillante pero igual de cálidos. Estos tonos ricos realmente se destacan cuando se combinan con gris caracol y se ven nítidos y frescos cuando se combinan con blanco brillante.

Evocá una sensación de calma con verde fresco y nítido

Para que tu casa se vea fresca y energizante durante todo el año, probá agregar toques de verde profundo y oscuro, como verde helecho, bosque y verde azulado a tu esquema de colores neutros. Audaces pero sutiles, estos tonos son perfectos para crear una sensación de calma en los dormitorios, las salas de estar y los dormitorios de niños.

Para espacios más ajetreados como la cocina donde los niveles de energía son altos, probá agregar una dosis de un tono de verde más brillante. Para generar un estilo vigorizante y moderno, combiná toques de esmeralda con blanco lavado o creá un acabado más suave al combinar distintos tonos de verde en diferentes matices, como verde pálido o verde mar para las paredes y un verde azulado más rico para los acentos y los accesorios.

Inspirá creatividad con un toque de naranja jugoso

Audaz, estimulante y energizante, el naranja es un color osado que brinda energía positiva a cualquier espacio. Cuando se usa como toque, el naranja brillante funciona en su esplendor al combinarlo con blancos lavados cálidos tales como marfil, camel o crema, o con neutros más oscuros, como chocolate, pizarra o gris medio.

Si buscás audacia, ¿por qué no probás combinar un naranja brillante con un dorado reluciente para crear un efecto de bloques de color valiente y dramático? También se ve fabuloso si lo combinás con muchos tonos de madera blancos y cálidos, como roble y madera.