1. ¿Estás en medio de un proyecto de pintura y querés guardar tus pinceles hasta el día siguiente? En este caso, no hay necesidad de limpiarlos en profundidad. Simplemente envolvé la punta de los pinceles y el rodillo en papel film o aseguralos en una bolsa plástica hermética. Sellá el contorno del mango con cinta de enmascarar y guardalo en un lugar seco por hasta dos días.

  2. Una vez que terminaste de pintar, es momento de limpiar los pinceles y rodillos en profundidad. Primero, retirá tanta pintura como puedas.

  3. Si usaste pintura al agua, simplemente sumergí el pincel o rodillo en agua tibia durante, aproximadamente, dos horas. Secalo con un paño limpio y guardalo en un lugar seco para usarlo en el futuro.

  4. ¿Usaste pinturas al solvente? Verté una pequeña cantidad de limpiador al solvente (podés comprarlo en tu ferretería local) en un pequeño recipiente y pasá el pincel sobre los lados del recipiente para que el limpiador penetre hasta la base de las cerdas. Sumergí el pincel durante aproximadamente dos horas, secalo con un paño limpio y guardalo en un lugar seco para usarlo en el futuro.

  5. Los solventes no deben arrojarse en la pileta, por lo tanto, después de terminar de limpiar los pinceles, cerrá el recipiente con una tapa y dejalo reposar durante 24 horas. Una vez que la pintura baje hasta el fondo, podés volver a colocar el solvente restante en su botella para usarlo en el futuro. Dejá que la pintura se seque completamente en el recipiente antes de tirarla a la basura. Intentá usar un recipiente lo más pequeño posible para necesitar la cantidad mínimo de solvente, ¡el planeta te lo va a agradecer!

Planet Possible es un futuro más prometedor que todos podemos ayudar a crear, con simplemente tomar decisiones más inteligentes. Descubrí cómo todos podemos marcar la diferencia hoy mismo.