Una vez que las ventanas están preparadas con Fondo, podés empezar a pintar. Leé nuestra guía para lograr un resultado profesional:

  1. Antes de empezar, consultá el pronóstico y asegurate de contar con clima seco. Las ventanas recién pintadas deben permanecer abiertas para permitir el secado, por lo tanto, se recomienda empezar el trabajo lo más temprano posible y adelantar así el proceso de secado.

  2. Se debieron quitar todos los herrajes de las ventanas antes de aplicar el Fondo. Si quedara algún soporte, por favor quitar o cubrir con cinta de enmascarar.

  3. Si te preocupa salpicar los vidrios con pintura, usá la cinta de enmascarar en los bordes del vidrio para crear una barrera. Si los salpicás igual, no te preocupes. Una vez que la pintura está seca, podés remover las manchas con la ayuda de una rasqueta (disponible en las ferreterías).

  4. ¡Estás listo para empezar a pintar! Te recomendamos empezar por los bastidores (estructuras que separan y sostienen los cristales). Pintá primero las piezas horizontales y luego las piezas verticales.

  5. A continuación, pintá los travesaños. El travesaño es la pieza horizontal del marco ubicado en la parte superior e inferior de la ventana - contiene las ranuras que sostienen los cristales de las ventanas. Cuando pintes los travesaños, tratá de dejar siempre una leve superposición de pintura entre el vidrio y el marco. Esto evitará el resecamiento del material de relleno.

  6. Por último, pintá los marcos y las repisas de las ventanas. Se recomienda aplicar dos capas de pintura en esas zonas, dejá secar por bastante tiempo entre aplicaciones.

  7. Una vez que los marcos de las ventanas se hayan secado por completo, podés volver a colocar los herrajes. Y ahora, ¡relajate y disfrutá la vista!

Antes podés consultar: Cómo preparar los marcos de ventanas antes de pintar