1. Dedicá un tiempo adecuado a buscar todos los materiales que necesitarás. Tener todas las herramientas a mano ayudará a simplificar el proceso de pintura.
  2. Evitá la pintura de mala calidad. Finalmente, las paredes necesitarán más capas de pintura y la terminación muchas veces puede quedar irregular.
  3. Invertí en un pincel de cerda sintética de 5 o 7,5 cm de buena calidad para pintar los bordes. También necesitarás un rodillo de lana pelo medio de 17 o 48 cm para las paredes. Si tenés radiadores o sectores estrechos, entonces vale la pena tener un rodillo pequeño a mano.
  4. ¿Rodillo nuevo? Lavalo con agua y jabón antes de comenzar a pintar para eliminar las pelusas.
  5. ¿Preocupado por la pintura que chorrea del pincel? Mojá la mitad inferior del pincel en la pintura para cargarlo. Golpeá con firmeza contra el lateral de la lata para eliminar el exceso de pintura antes de colocar el pincel en la pared.
  6. Comenzá por los ‘cortes’. Esto significa, pintar los rincones, bordes del techo, sobre los zócalos y alrededor de puertas y ventanas antes de dedicarte a las paredes principales. Repetí este proceso en cada pared antes de continuar con la próxima. Esto garantizará que la pintura se funda mejor.
  7. Si estás usando rodillo, comenzá pintando una ‘W’ en la pared y luego rellenala con una ‘M’ sin levantar el rodillo. Esto garantizará una cobertura uniforme.
  8. No te preocupes si salpicás las ventanas con pintura. Solo esperá hasta que se seque y retirala con una espátula para pintura.
  9. Mantené los pinceles y rodillos en un balde cubierto con un paño húmedo cuando no los usás para asegurarte de que no se sequen.
  10. Tené a mano un paño húmedo. Esto te ayudará a limpiar rápido cualquier error mientras la pintura aún está húmeda.

Nuestros videos Como Pintar te muestran que es fácil! »